Sunday , July 3 2022

Cristina Kirchner acelera la disputa de poder con vistas al 2023: la carga contra piqueteros es también un mensaje al PJ

Cristina Kirchner, en su intervención ante la CTA.  Cuestionó la gestión de los planes sociales
Cristina Kirchner, en su intervención ante la CTA. Cuestionó la gestión de los planes sociales

Sorprendentemente, Cristina Fernández de Kirchner agregó un elemento fuerte, controvertido y hasta aparentemente ideológico a los agotadores asuntos internos. Apuntó a las organizaciones sociales aliadas al Gobierno y los confrontó con el concepto de “sujeto social” que el peronismo considera -o consideró- propio y constitutivo: los trabajadores. Fue la última exposición suya, de tono marcadamente peronista, tradicional, más que kirchnerista. Y buscó más de un objetivo: apuntó al posible armado de Alberto Fernández y lo hizo con un mensaje implícito al clásico PJ, que ve en esas organizaciones una competencia por el poder territorial.

La expresidenta era pragmática incluso en su imaginación. No pretendía inaugurar un debate sobre el peronismo. Ella dijo que sí un salto en su disputa con Olivos. Si con las primeras cartas buscaba imponer su peso en el funcionamiento del Gobierno y luego apostar por un proceso de diferenciaciónahora funciona sin vueltas en consolida tu espacio fuera incluso de los límites del kirchnerismo. Es un proceso de consecuencias paradójicas: se mueve preocupada por el mal panorama electoral y las crecientes complicaciones en su propio frente judicial, pero a la vez profundiza el desgaste de la gestión.

Esta vez, además, instaló un tema que trasciende el microclima doméstico porque se refiere a los piqueteros, vistos socialmente en general como un conglomerado por sus prácticas callejeras y por la ampliación de los planes, sin tener en cuenta la competencia entre diferentes grupos, desde el oficialismo -con sus propios funcionarios- hasta la oposición frontal. CFK cuestionó lo que definía como “tercerización” de las políticas sociales y argumentó que deberían ser aplicada, controlada y auditada por el Estado.

“Eso no es peronismo, el peronismo es laburo”, dijo para descalificar a los movimientos sociales aliados con Olivos, aunque no mecánicamente. El Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie y la CCC, en primera línea, son los que se mencionan, pero no solo por su lugar en el actual directorio interno. De hecho, son organizaciones que exigen una mayor decisión del Presidente en la disputa con CFK y que se preparan para luchar por sus propios espacios en la asamblea electoral del próximo año.

El expresidente no descargó un párrafo sin sentido o con un solo objetivo. Se sabe que hay Intereses cruzados, y lucha abierta, entre La Cámpora y las organizaciones sociales, especialmente en el Gran Buenos Aires. También, abundan los prejuicios entre los dirigentes cegetistas en general, más allá de alguna confluencia táctica. Y para completar, los alcaldes y gobernadores peronistas son críticos y exigir la participación directa en la definición y gestión de los programas de asistencia.

La señal CFK debe leerse entonces en esa complejidad de intereses. Incluye y trasciende la organización encabezada por Máximo Kirchner. Y esta vez muestra su gesto a los gobernadores con sentido propio. Los caciques provinciales son un peldaño del Estado, que en esa mesa podrían negociar sin competencia de las organizaciones sociales la administración o al menos la distribución de planes

Alberto Fernández, al inaugurar el III Foro Mundial de Derechos Humanos.  Responder a CFK
Alberto Fernández, al inaugurar el III Foro Mundial de Derechos Humanos. Responder a CFK

es significante El giro que planteó el expresidente. Se suponía, y en gran medida Olivos lo alentó verbalmente, que los gobernadores -el tradicional PJ- figuraban en la primera línea del sistema de alianzas internas que tejería Alberto Fernández apenas ganara las elecciones de 2019. no fue asi. Ahora, es CFK quien añade un discurso con reivindicación del peronismo clásico.

CFK por supuesto nunca dejo de trabajar en ese campo. Se registró en el Senado y, menos obviamente, en las relaciones de intereses que sustentan la política distrital. Por ejemplo, en legislaturas donde el voto de los diputados kirchneristas es vital para los gobernadores. El desgaste presidencial generó a su vez cierto repliegue de los caciques provinciales en el paño interno nacional, algo que objetivamente favorece al expresidente.

La red es compleja para todos. Los movimientos sociales reaccionaron con fuertes críticas a las declaraciones de CFK, entre otras cosas -dijeron- por la falta de una visión actualizada sobre el mundo del trabajo en el país, en medio de la larga crisis económica y social. No es tu único problema. Se preparan para afirmar su propio espacio, ante la incertidumbre que genera Alberto Fernández, el pulso con el kirchnerismo y el desafío de los piqueteros de izquierda.

Algo que todos comparten: los costos de las batallas internas en continua. Es un punto que afecta a los tres socios del oficialismo.

El presidente trata de manejar el conflicto interno, en un grave cuadro económico, y deja trascender su voluntad de pelear el próximo año. Eso parece un recurso básico cuando queda un largo tramo de gestión. CFK se compromete a diferenciarse internamente con la imaginación puesta en un escenario hiperpolarizado que la tiene en la discusión. serge masa esperando con impaciencia las correcciones por supuesto y analiza cómo retomar su propia construcción.

¿Cuál sería el giro en esta lucha de poder autoinfligida y cargada de costos? La reacción de Alberto Fernández, en apoyo a los movimientos sociales, fue un ejercicio de defensa personal, algún ruido después de varios silencios. Los ánimos no se habían alterado por las críticas de CFK al Banco Central, junto con el aviso inicial a Daniel Scioli. casi una rutina. Por otra parte, el mensaje a las organizaciones sociales oficiales -en particular a Evita- manifestó la intención de advertir que Ya no se trata de funcionarios, sino de la batalla camino al 2023. Demasiada carga y posibles costes en un país golpeado por la crisis ya más de un año de las elecciones.

SIGUE LEYENDO:

Alberto Fernández conserva su agenda económica y estudia enfrentar a Cristina Kirchner en 2023
El Supremo rechazó todas las propuestas de Cristina Kirchner en el juicio por obras públicas

About ounces2pounds

Check Also

Legalización de Bitcoin impulsada por senador mexicano, a pesar de la oposición del Banco Central

Bitcoin tiene un fuerte aliado en México. La criptomoneda debe aceptarse como moneda de curso …