Tuesday , August 16 2022

Alberto Fernández busca resguardar su injerencia en la gestión y apostará a sus funcionarios de confianza

Juan Manuel Olmos fue juramentado como Subjefe de Gabinete
Juan Manuel Olmos fue juramentado como Subjefe de Gabinete

Juan Manuel Olmos Ayer asumió el cargo de Subjefe de Gabinete, pero su ceremonia de juramentación tuvo mucha más pompa de la habitual para ese rango. los Salón de los Pueblos Originarios donde se llevó a cabo la ceremonia, ayer por la tarde, fue completo -muchos invitados se quedaron sin asiento-, hubo invitados de las más diversas filas, repetidos y sonoros aplausos, emotivas palabras, y un efusivo cierre, con Marcha peronista incluida.

Alberto Fernández no estaba en la toma de mando de su obispo más fiel y poderoso. Estaba en la Casa de Gobierno desde la mañana, pero prefería quedarse en su oficina después del largo almuerzo que había tenido con serge masa discutir la implementación de las nuevas medidas económicas. En su entorno aclararon que no le corresponde a un Presidente participar en una ceremonia de juramentación de segundo nivel. Es secretario y depende de Manzur. En fin, Alberto ya lo nombró”ellos dijeron. Sin embargo, su figura era omnipresente en el atestado salón.

Cuando Olmos tomó juramento, Manzur se encargó especialmente de nombrar al Presidente, e incluso le dedicó unas palabras de agradecimiento. Quienes miraban y escuchaban sabían, sin embargo, que su desembarco había sido una intervención directa de Alberto Fernández en su tierra, solo admitida por el tucumano a cambio de la posibilidad de pisar Economía a través de un hombre de su confianza, Jorge Neme. quien asumirá como Secretario de Planificación bajo Massa.

La llegada de Olmos, coinciden diferentes funcionarios de la Casa Rosada, Está directamente ligado a las intenciones del Presidente de retomar la injerencia que perdió en la gestión con la expulsión de Santiago Cafiero en 2021, a pedido de Cristina Kirchner en represalia por la derrota electoral. Cercanos al presidente creen que tras la llegada de Manzur se desaceleró el ritmo de la gestión, que Alberto Fernández quedó desvinculado de los programas de los ministerios y que tuvo menos posibilidades de dejar huella en el quehacer nacional.

Algunos de los ministros presentes en el juramento de Olmos
Algunos de los ministros presentes en el juramento de Olmos

Un alto funcionario aseguró que Olmos intentará darle “más dinamismo” a una gestión que estaba prácticamente “paralizada”. Pero también aclaró que trabajará por y con Alberto Fernández, quien no se resigna a ocupar, tras la rimbombante llegada de Massa, un lugar formal en la estructura de gobierno. Su llegada a la Jefatura de Gabinete fue prácticamente el único “triunfo” de Alberto Fernández en el reparto de cargos y reacomodo ministerial negociado con Cristina Kirchner y Sergio Massa la semana pasada. El resto fueron puras derrotas, empezando por la llegada de Massa -la Presidenta se le resistió-; las salidas de los recién nombrados Silvina Batakis y Daniel Scioli; Y los intentos frustrados del albertista Gabriel Katopodis de hacerse cargo de Transporte, en manos del masista Alexis Guerrera.

El Presidente no pudo avanzar en este último movimiento, que quedó definitivamente descartado, al menos en el futuro, entre el martes y el miércoles. Es cierto que lo intentó, como ha confirmado en reiteradas ocasiones el albertismo en los últimos días. Pero al final tenían razón. los dirigentes del Frente Renovador que desde el fin de semana estaban convencidos de que Massa no lo permitiría e incluso se burlaron de las consultas en ese sentido. El miércoles, durante la juramentación del nuevo ministro de Economía, un importante ministro cercano a Alberto Fernández confirmó que, hoy, esa posibilidad está “momentáneamente descartado”.

De todas formas, no pierden la esperanza, y guardan la anexión de Transportes dentro de Obras Públicas como carta para más adelante. “Cuando baja la espuma”, dijo un hombre de consulta permanente del Presidente, en referencia al alboroto creado en torno -y por él mismo- Massa quien, en paralelo, para mostrar humildad, también se dedicó a aclarar que “no es un salvador, sino un servidor”.

Gabriel Katopodis, Ministro de Obras Públicas
Gabriel Katopodis, Ministro de Obras Públicas

Del kirchnerismo, en la ceremonia en torno a Olmos solo estuvieron los ministros que suelen poner la cara en los actos institucionales para preservar las apariencias: Eduardo “Wado” de Pedro (adentro) y Martín Soria (Justicia). Pero la mayoría de los escaños estaban ocupados por funcionarios, legisladores y líderes albertistas: Carla Vizzotti (Salud), Claudio Moroni (Trabajo); Daniel Filmus (Ciencia) y Juan Cabandie (Medio ambiente); la secretaria Jurídica y Técnica, Vilma Vitobello; la vicecanciller Cecilia Todesca Bocco; el secretario de Comunicación, Juan Ross; la vocera Gabriela Cerruti; el Secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro; los diputados nacionales Leandro Santoro y Victoria Tolosa Paz; el Secretario de Culto, Guillermo Olivieri; y el dirigente bonaerense Víctor Santa María, hoy se encuentra distanciado de Alberto Fernández luego de años de una relación muy estrecha.

También estuvieron algunos representantes del kirchnerismo bonaerense de línea dura, como el senador nacional mariano recalde, sucesor de Olmos al frente del PJ bonaerense, y legislador bonaerense emparentado con Cristina Kirchner, Paula Peñaca. Según dijeron en La Cámpora, iban como “amigos de la ciudad”cuando los vínculos entre el justicialismo local y la organización de Máximo Kirchner, en un año no electoral, sin discusiones de posiciones, pasan por un momento de paz.

También acudieron a saludar a algunos de los funcionarios recién trasladados o llegados al Gabinete: Mercedes Marco del Pontque pasó de la AFIP a la Secretaría de Asuntos Estratégicos; Carlos Castagneto, que estaba a cargo de la agencia de cobro; y el nuevo Secretario de Comercio, Matías Tombolini, en representación de Massa.

El breve juramento terminó sugerentemente con el canto de la marcha peronista. Dentro del Frente de Todos, fue un fuerte mensaje político, según un funcionario. “El PJ es puro Olmos y Olmos es puro Alberto”, deslizó.

Alberto Fernández no tiene un aprecio especial por Juan Manzur, con quien tuvo varios cruces en los escasos nueve meses que llevan juntos en la Casa Rosada. Pero la peor opción era que Jorge Capitanich se impusiera en su lugar, como proponía Cristina Kirchner. Se conformó con avalar la continuidad de Tucumán e “intervenir” la Jefatura con un funcionario de su riñón más íntimo y de bajísimo perfil. En su entorno aseguran que Olmos, pese a su nuevo cargo, seguirá en la sombra. Al fin y al cabo, no es él quien busca escaparate en el nuevo esquema de reparto eléctrico del Gobierno.

SIGUE LEYENDO:

Massa apuesta a que se levante la marcha del 17 de agosto, mientras la CGT presiona por obras sociales
Tarifas: cuántos usuarios recibirán incrementos en sus facturas a pesar de haber solicitado las subvenciones

About ounces2pounds

Check Also

El gobierno porteño tomó el control del sistema de acarreo de autos

El sistema de acarreo de vehículos era operado por dos empresas que pagaban una tarifa …